.
.
.


Daniella y Jessica empiezan a reír. Daniella es la que dice—: No, no lo ha hecho. —Sonya se da la vuelta y le da una mirada de muerte. Las otras dos chicas vuelven a sus proyectos.
—Voy a resolver esto —dice furiosa Sonya.
— ¿Qué hay que resolver? —Prácticamente grito—. ¿Quieres estás? Aquí las tienes, si eso te hará callar. —Empujo las flores hacia ella.
Dándose la vuelta, responde:
— Ni siquiera me gustan las rosas.
— ¡Claro! ¡Eso es! —grita un chico delante de mí. Me echo a reír con todos los demás.
Para mi alivio, Sonya me ignora después de clase. Mi cara se pone roja cuando todas las personas que paso se vuelven para mirarme y luego a las flores. Hablando acerca de tener todos los ojos en ti. Es como si tuviera un gran faro rojo en la cabeza. Decido ir a casa primero y dejar todo.
La casa está vacía. Gracias a Dios por los pequeños favores. Pongo las flores en mi cama y me quedo allí por un minuto. Ni siquiera creo que tengamos un jarrón. Sí tenemos una jarra de cristal sin embargo. Voy abajo y la agarro, llenándola de agua. Con una llamarada artística, arreglo las flores. Nunca me han mandado flores antes. Esto es grandioso.
Mi mente está aturdida por el resto de la noche. Sé que no me las envió por razones románticas, pero se siente muy bien. Cuando estoy allí mirando al techo, tengo una idea. Rodando sobre mi estómago, agarro mi cuaderno de dibujo. La escena viene a mi mente y empiezo a dibujar.
A las 11:45 del día siguiente, estoy sentada junto a la ventana, mirando la calle. Tengo el casco listo en mi cama y mi mochila en mi espalda. Mi madre sigue durmiendo su previa borrachera, pero no quiero correr el riesgo de que me vea. De repente, oigo el acelerar de la moto. Cruzo mi habitación, tomo el casco y vuelo a la planta baja.
Yong Hwa apenas se detiene antes de que corra a su lado. —Hola.
Se quita su casco y se ríe. — ¿Estamos ansiosos?
—No, quiero irme antes de que mi madre se despierte—afirmo, apurándolo con mis manos.
—Bien, bien —responde—, sube.
Me pongo rápidamente el casco y subo a la parte posterior. — ¿A dónde vamos? —Grito
—Ya lo verás.
Mientras conducimos ni siquiera puedo registrar a dónde vamos. Cuando por fin nos detenemos, abro mi visor.
—Tienes que estar bromeando, ¿verdad? 
Riendo, Yong niega con su cabeza. —No, dijiste que confiarías en mí. Me bajo y me quito el casco.
—Dije que iba a confiar en ti, ¡pero no tengo ni idea de qué hacer allí! Me corto en cabello en el centro comercial, como por doce dólares.
—Yo me encargo —dice, bajando de la moto—. Sé lo que estoy haciendo.
—Eso espero —me quejo, mientras me empuja hacia adelante.
Entramos en el salón y sé que estoy hasta el cuello. Allí hay una recepcionista emperifollada y su champú probablemente cuesta más que mi habitual corte de cabello completo.
—Hola —dice Yong Hwa—. Estamos aquí para ver a Debbie.
La recepcionista le da una sonrisa muy coqueta y mira hacia abajo.
— (TN) —dice ella, mirándome. Su ceja se levanta inmediatamente. Me mira y luego a Yong Hwa—. ¿Tu hermanita?
Una mirada de asombro cruza mi cara.
—No—afirma Yong—. Es mi muy cercana amiga, de todos modos, estamos aquí para ver a Debbie.
—Sí—responde, mirándome—. Iré por ella de inmediato.
Cuando se va, me dirijo a Yong y siseo—: ¡Mira! ¡Tengo eso todos los días! ¡Tenemos que irnos ya!
—Relájate —enfatiza él, poniendo su brazo alrededor de mí—. Nadie te va a morder.
—Sí, claro —murmuro, cruzando los brazos.
De repente, esta perfecta belleza rubia viene alrededor de la esquina.
— ¡Yong Hwa! —grita. Me suelta, para ir a abrazarla. Ella le da un beso en la mejilla—. ¿Qué estás haciendo aquí?
—Debbie, requiero un poco de tu experiencia. Esta es mi amiga (TN). Ella en cierto modo... bueno... necesita nuestra ayuda. —Yong Hwa hace gestos hacia mí.
—Gracias Yong —chasqueo. Debbie me mira pensativa.
— ¿Qué es lo que quieres hacerte? —pregunta.
—No tengo idea —respondo—. Esto es terriblemente embarazoso.
—Tonterías —se ríe Debbie—. Me encanta dar cambios de imagen. La recepcionista salta.
—Ella te tiene reservada durante cuatro horas. 
— ¡Cuatro horas! —Escupo—. ¡Yong Hwa!
Comienza a retroceder hacia la puerta, con esa increíble sonrisa matadora.
—Estarás bien.
— ¡Rata sucia! ¡Me dejarás aquí sola!
—Debbie será buena contigo, te lo prometo. De todos modos, quiero que sea una sorpresa, como abrir un regalo de navidad. Mi tarjeta de crédito ya está registrada para eso, haz lo que quieras.
Ahora, eso me pone loca— Yong Hwa, No puedes pagar por esto. Sé serio.
Mientras su trasero golpea la puerta, se detiene y dice—: No tengo novia, así que necesito a alguien en quien gastar el dinero que no sea yo. Esto me hace muy feliz, así que por favor disfrútalo. Explora, descubre quién quieres ser. No te puedo dar consejos sobre cabello, no puedo enseñarte a ponerte maquillaje, pero puedo llegar a las personas que hacen que eso suceda. Este es el comienzo de una nueva tú que pueda mostrar al mundo cuán maravillosa eres. Veo eso y quiero que todos los demás vean eso también.
—Gracias Yong—suspiro con una sonrisa suave—. Esto significa todo para mí.
—Bueno —dice riendo—, creo que esto te va a volver loca.
Debbie responde—: Cuando haya terminado con ella, volverá locos a todos.
Yong Hwa empuja la puerta abriéndola y me manda un beso. Tengo muchas ganas de levantarle al dedo del medio en este momento. Hace su salida y tengo que girar para mirar a Debbie.
—Soy una chica muy torpe que no sabe nada de nada de esto, así que por favor sé amable.
—Vamos—dice Debbie, animándome con su cabeza—. Empecemos a trabajar.
La sigo de vuelta a su pequeña área. Le da palmaditas a la silla y me siento.
Envolviendo la bata alrededor de mí, Debbie comienza a jugar con mi cabello.
—Entonces, tienes que tener una idea de cómo quieres que se vea tu cabello.
—Honestamente, no sé ni lo que se vería bien —contesto, un poco derrotada.
—Regresaré —me dice Debbie, mientras se aleja.
Mi corazón corre con la inquietud que estoy sintiendo. Ruego a Dios no conocer a nadie que entre mientras estoy haciendo esto. Debbie finalmente reaparece junto a mí. Tiene un par de libros.
— ¿Qué son esos? —le pregunto.
—Elegirás un corte de cabello que te guste —responde. Debbie comienza a jugar con mi cabello otra vez—. Bueno, tus puntas están un poco quemadas, así que tendré que cortarlas un poco. ¿Quieres que tu cabello siga siendo largo?
Encogiéndome de hombros, le digo—: No lo sé. Realmente no me importa, siempre y cuando se vea bien al final.
—Te verás más que bien—responde Debbie mientras sonríe ampliamente—. ¿Quieres un consejo?
Casi sin aliento, exclamo—: ¡Sí, por favor!
—Digo que lo lleves corto, no como chico, sino como aquí —dice llevando sus palmas a mi cuello—. Después te lo pintaremos.
— ¿De qué color pintarás mi cabello? —pregunto vacilante. Debbie golpea su barbilla.
—En realidad, creo que haremos unos reflejos claritos y oscuros. Darle un poco de contraste a ese cabello tuyo.
—No tengo ni idea de lo que acabas de decir, pero confiaré en ti— suspiro—. No puede verse mucho peor de lo que ya se ve.
Tomando un libro, Debbie comienza a hojear las páginas.
—Tienes buen cabello. Sólo tienes que aprender cómo trabajarlo. La mayoría de las mujeres matarían por los rizos que tienes.
—No me gusta que mi cabello sea rizado —replico malhumorada.
Con una carcajada, Debbie dice—: Amarás tu cabello rizado una vez que sepas qué hacer con él.
—Está bien —murmuro.
—Aquí, éste es el corte de cabello que te haré. —Me entrega el libro. Miro la foto.
— ¿Harás que mi cabello se vea así?
—Conseguiré que tu cabello se vea mejor que eso —susurra, inclinándose sobre mi hombro—. Confía en mí, señorita (TN), serás una nueva persona cuando haya terminado contigo.
El tiempo pasa como un borrón mientras observo cómo le pone color a mi cabello.
Me siento incómoda, pero me fascina al mismo tiempo. No puedo dejar de reír cuando me veo a mí misma en el espejo.
—Luzco como si estuviera usando un sombrero de papel de aluminio para mantener a los alienígenas fuera de mi cabeza.
—Sí —resopla Debbie—. Es un proceso de miedo a veces. ¿Quieres algo de beber?
— ¿Tienes agua? —le pregunto.
Asintiendo, responde—: Así es. Estaré de vuelta.
El salón está muy ocupado ahora. Medio miro lo que las demás se están haciendo en el espejo. Una parte de mí quiere que mi mamá esté aquí. Por supuesto, parte de mí quiere que mi mamá se preocupe por algo que tenga que ver conmigo.
Finalmente, Debbie se acerca con una botella de agua. —Aquí tienes cariño.
—Gracias. —Tomo un gran trago porque mi garganta está seca, probablemente, porque estoy muy nerviosa. Levantando la mirada hacia Debbie, digo—: ¿Puedo hacerte una pregunta?
—Claro —responde, apoyada en el mostrador. Curiosa, pregunto—: ¿Cómo conoces a Yong Hwa? —Solíamos salir —responde, con una sonrisa suave. 
—Eso no me sorprende.
Frunciendo el ceño, Debbie responde—: ¿Por qué dices eso? Muevo mi mano hacia ella.
—Eres hermosa, él es hermoso. Como que van de la mano. — ¿Por qué, estás interesada en él?
Sacudiendo la cabeza, digo—: No, no, no, no le digas eso.
—Es un tipo muy agradable —responde Debbie—, pero muy cerrado. En realidad no quiere hablar de su pasado en absoluto. Cuando empecé a presionar sobre el tema, rompió conmigo.
Una oleada de sorpresa pasa a través de mí.
— ¿En serio? 
—Así es. 
—Sin embargo, sigues siendo amable con él —señalo. Ella asiente.
—No estuvimos saliendo tanto tiempo, y quisimos ser amigos al final.
—Está bien —digo en voz baja. Me pregunto lo que sucedió en su pasado que no puede ni hablar de él. Quiero decir, no lo conozco muy bien, pero aun así, me pregunto qué tipo de persona realmente es. Esa es una pregunta tonta, (TN). Es un gran chico, porque está haciendo todo esto por una chica que no conoce. Yong está haciendo esto por ti.
Después de estar allí por un tiempo, Debbie finalmente dice que mi cabello está listo y lo lavamos. Me sienta de nuevo en la silla e inicia el proceso de cortarlo.
Cuanto más corta, más mi estómago comienza a girar. De repente, suspira.
—Todo terminado. Ahora, te mostraré cómo darle estilo a tu cabello. —Mirando a su lado exclama—: ¡Perfecto! —Agarrando mi mano, dice—: Ven aquí.
Caminamos unos puestos abajo. El estilista mira hacia arriba. —Hola Debbie.
Debbie sonríe. —Tenemos que enseñarle a darle movimiento a sus rizos.
—Oh, está bien —responde el estilista—. Lo que queremos hacer es tomar de esta cosa y poner un poco en la mano. —Toma una botella plateada y aprieta un poco de pegote en la palma de su mano—. Lo frotas, y luego lo pasas por tu cabello de manera uniforme. —Veo que le hace eso a la señora en el asiento—. Después necesitas hacer crujir tus rizos. Esta crema ayuda a evitar que el rizo se esponje.
—Ese es uno de mis mayores problemas —afirmo—. Mi cabello es un terrible lío muy rizado.
—Eso es para lo que son los productos para peinar —dice Debbie—. Te daré lo que necesites. Vamos, te mostraré cómo alisar tu cabello.
Mirándola, le respondo—: No creía que eso fuera posible. —Totalmente posible, vamos.
Vuelvo y me siento en la silla. Debbie me muestra inmediatamente el gel y lo pone en mi cabello. Entonces me muestra cómo secarlo para obtener algunos de los rizos. Finalmente, dice—: Ahora, es hora de la plancha.
— ¿Cuál plancha?
Saca un artilugio de apariencia loca.
—Esta es una plancha. Es tu nueva mejor amiga. Lo que haces es tomar sección por sección y alisarla. Aquí, sólo mira. —Sigo cuidadosamente observo lo que hace. No parece demasiado difícil. Cuando lleva la mitad del cabello, aleja la plancha—. Ahora, esto es poco ortodoxo, pero tendrás que probarlo.
—Oh —exclamo—. ¿En serio?
—Tienes que aprender, ¿no? —replica. Tomando una respiración profunda, suspiro. —Sí.
—Levántate y ven aquí —ordena suavemente. Así que, me levanto y camino hasta el mostrador—. Ahora, así es como debes fijarlo. No lo pongas demasiado alto. Entonces, estas son las planchas y están muy calientes, por lo que no te quemes. Yong Hwa me mataría. Lo más importante es que querrás mantener en movimiento la plancha. Si lo dejas reposar en un lugar se te quemará el cabello.
—Oh diosito —murmuro.
Riendo, Debbie dice—: Estarás bien. Entonces, tomas una sección de cabello, pones la plancha en la parte superior y tiras suavemente hacia abajo.
Esto es realmente vergonzoso. La gente tiene que estar observándonos. Por lo tanto, tomo un mechón de cabello, y tomo la plancha. Hago lo que dice, y lo paso. Mi cabello sale liso al final.
— ¡Hey! —Grito—. ¡Lo hice!
—Eso hiciste. Ahora, sigue adelante.
Me toma un tiempo, porque lo estoy haciendo muy despacio, pero finalmente termino. No se ve como la parte de Debbie, pero todavía se ve mil veces mejor que mi cabello normalmente.
—Creo que puedo manejar eso —me río, totalmente feliz.
—Siéntate y te mostraré cómo voltear los extremos —responde ella, con una gran sonrisa.
Entonces, lo hago. Cuando finalmente paramos y mi cabello está listo. Mi pecho se tensa.
—Es muy bonito —prácticamente grito.
—Tú eres muy bonita —dice Debbie detrás de mí.
—Nunca pensé que tendría este aspecto —le digo, tratando muy duro de evitar las lágrimas.
Debbie sonríe.
—Sólo necesitaba un poco de ayuda. Ahora, ¿quieres que haga tu maquillaje?
—Nunca he usado ningún maquillaje, como en ningún momento —le respondo, muy seria.
—Bueno, entonces, tenemos tiempo más que suficiente para enseñarte eso también. Vamos.
Si mi corazón se hincha más, podría explotar. Caminamos al área de maquillaje y Debbie me sienta en una silla. Miro el espejo.
—Eso es demasiado abrumador.
—No vamos a volvernos todas locas en ti. Con tu color, debemos mantenerlo simple y natural. Entonces, nunca te has aplicado maquillaje, ¿nunca has utilizado ningún color?
Mis ojos se abren.
—No, pero soy artista, por lo que no puedo creer que sea muy diferente.
—No, eso es genial —dice Debbie—. Repasemos los fundamentos que necesitas. Tienes una buena piel y un buen tono de piel uniforme, por lo que realmente no necesitas nada fuerte. Si quieres usar algo, puedes utilizar polvo. Es lo que pones primero. —Saca un color y lo extiende suavemente en mi cara—. Después, ponemos la sombra de ojos. Desearás utilizar estos colores por el azul de tus ojos.
Gimiendo, digo—: Odio el color de mis ojos. Es tan aburrido.
—No cuando utilizas el maquillaje adecuado. Sólo ten cuidado. — Pone los colores y me da instrucciones de cómo hacerlo. Luego me pone delineador y rímel. Cuando terminamos, Debbie sonríe ampliamente—. ¿Quieres verte?
—Estoy nerviosa —le respondo.
—No, te ves hermosa —afirma—. Ven aquí. —Agarrando mi mano, tira de mí hacia el espejo.
Cuando me miro en él mi corazón se detiene. —Esa ni siquiera se parece a mí —jadeo.
—Sí, lo hace —dice suavemente—. Es la adulta de ti.
De hecho, me veo... bien... bonita. Tal vez, no bonita como Debbie, pero para mí, me veo bonita. Mi cabello enmarca mi cara ahora. Los extremos van hacia fuera en la parte inferior. Los reflejos hacen que me vea genial. Finalmente me veo como una chica real.
—Oh —exclama Debbie—. Nos olvidamos de tus labios.
—No creo que me vea bien con alguna cosa en ellos —replico.
Agitando la mano, Debbie dice—: Esa es una tontería. Tienes la boca perfecta para el lápiz labial y esas cosas. Aquí nos limitaremos a poner un poco de brillo en ti para comenzar. —Lo saca y lo aplica suavemente.
De repente, la recepcionista viene caminando detrás de nosotros. —Ese chico guapo está de regreso por la clienta. 
—Ya terminamos de todos modos —replica Debbie.
Dándome la vuelta, miro a la recepcionista. Ella hace una doble comprobación.
— ¡Wow, te ves muy bien! —exclama. De repente, dice—: No es que no lo hicieras antes.
—No —la interrumpo—. Hay una gran diferencia, no te preocupes. Debbie sólo sonríe.
—Vamos por tus cosas y te llevaré con Yong Hwa.
Ahora, estoy nerviosa. Mientras caminamos hasta la parte delantera del salón, mi estómago se aprieta y siento que voy a vomitar. Cuando giramos la esquina, Yong está de espaldas a nosotras.
—Terminamos —afirma Debbie.
Yong Hwa se da la vuelta y se tambalea un poco. — ¡Wow, (TN), te ves fantástica!
Me pregunto si puede verme sonrojar a través del maquillaje. —Gracias —le susurro. Sonríe y dice—: ¿Te gusta?
—Me encanta —digo—. Ni siquiera puedo creer que sea la misma persona.
—Definitivamente eres la misma persona —responde—. Ahora, sal a la calle, para que pueda hacerme cargo de esto.
Dando un paso adelante, declaro—: Puedo conseguir el dinero de mi madre. No puedo creer que esto no vaya a ser caro.
—Te lo dije —responde él—. Yo pagaré por ello. Confía en mí, está bien. Ve afuera y espérame.
—Espera —me dirijo a Debbie—. Muchas gracias. No tienes ni idea de lo que esto significa para mí.





Fuente: Fanfic Cnblue

Erika Muñoz

{picture#http://img07.deviantart.net/8612/i/2011/236/f/9/el_principito_by_momochiinwonderland-d47o291.png} Soy Erika, tengo 22 años y amo la fotografía y escribir historias. Mi libro favorito es "El Principito". Me encantan los k-dramas, así como la cultura y el idioma coreano. {facebook#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}

Mei Minasaki

{picture#https://68.media.tumblr.com/a4c988d93e8e705b95d301946dae8512/tumblr_ofk94o2iVN1vj7siio6_400.png} Devorando animes 24/7 :) {facebook#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}

Claudia Salas

{picture#http://thumbs.subefotos.com/7a8c65ed361254c39c6e6d5931d72bc3o.jpg} Peruana, estudiante de Psicología, adicta a los dramas y también a cantar y bailar, amante del Kpop y la cultura coreana + SM stan {facebook#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}

Mary ^_^

{picture#https://candyforears.files.wordpress.com/2010/09/c-n-blue-61.jpg} Tengo 18 años y soy colombiana, me gusta el kpop y los dramas en especial los taiwaneses, soy boice, realmente amo a cnblue, pero tambien me gusta mucho BTS, Boyfriend y Got7. Me gusta hacer nuevas amistades y gracias a el kpop he conocida muchas, y puedo decir que ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. entre mis dramas favoritos podria destacar mi amada Eun Dong, School 2015, love now, vamos atrevete, beso travieso amor en tokio, el principe de la azotea, entre otros. {facebook#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}

Mitzuki Amane

{picture#http://40.media.tumblr.com/6a6f7970a8db67bdee52fadb62d402b0/tumblr_nor3z8CB4g1rcoad1o1_1280.png} ARMY. {facebook#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}

Diana

{picture#https://scontent.cdninstagram.com/hphotos-frc/t51.2885-15/e15/10784818_502286669908799_2131782765_n.jpg} Soñadora y adicta a los dramas. {facebook#https://www.facebook.com/dlaraallende} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}
Imágenes del tema de merrymoonmary. Con tecnología de Blogger.