.
.
.


— ¿Estás loco? —espeto.

—No puedes ir a tu casa. No dejaré que vayas a tu casa. Necesitas un lugar para quedarte. Tengo una habitación de invitados y una cama, si podemos desenterrarla.
—Yong Hwa —me quejo—. No puedo vivir contigo. 
Él levanta una ceja. — ¿Por qué no? 
Sintiéndome muy frustrada, gruño. —Sólo no puedo.
— ¿A dónde irás? —pregunta él, cruzando los brazos. 
No estoy segura de qué decir a eso. —No lo sé —susurro finalmente. Mirándolo, le digo. — Yong Hwa, te adoro. Eres mi mejor amigo, pero no tengo nada que ofrecerte. No tengo dinero, ni trabajo. Todavía estoy en la escuela. ¿Qué se supone que tengo que hacer, dejar la escuela? ¿Conseguir trabajo? ¡No sé si pueda hacer eso!
— ¡Será mejor que no te salgas de la escuela! Te llevaría a una nueva —responde con una sonrisa—. (TN), me haré cargo de ti.
—Yong, no tengo nada que ofrecerte. No puedes tomarme como a alguna niña caprichosa. No quiero ofenderte, pero eres un mecánico de motocicletas a tiempo parcial. Soy una adolescente. ¿Cómo se supone que me mantendrás? Quiero decir, conseguiré un trabajo. Puedo hacer eso. No creo que mi mamá me vaya a darme nada de dinero.
Yong Hwa levanta su dedo y lo pone contra mis labios.
—Sólo cállate, ¿de acuerdo? Te diré algo, pero tienes que prometerme dos cosas. Una, no puedes decirle a nadie lo que te diga, dos, no harás ninguna pregunta. ¿Trato? —Asiento lentamente. Él lleva su mano hacia atrás y respira profundamente—. Tengo más que suficiente dinero para mantenerte.
— Yong Hwa —grito—. Necesito comida y todo eso. ¡No puedes permitirte el lujo de mantener a otra persona!
—Sí —responde—. En realidad, puedo hacerlo. 
Mirándolo fijamente, le pregunto. — ¿Cómo?
—No, lo siento, sin preguntas. Me limitaré a decir esto, tengo dinero. En realidad, tengo una cantidad obscena de dinero. Nunca lo he usado para nada. Esto, tú, es para lo que estaba destinado. Por favor, déjame ayudarte (TN).
Mi pecho palpita mientras lo miro. Quiero gritar “no”. No quiero creerle, pero cuando miro sus ojos, veo la sinceridad en ellos.
—No puedo hacerte esto Yong. 
El levanta sus manos y las pone en los lados de mi cara.
—No me harás nada, (TN). Deja que me ocupe de ti. Por una vez en tu vida, deja que alguien te cuide.
—No me conoces —digo en voz baja.
—En realidad te conozco muy bien. Ven a casa conmigo. Déjame cuidar de ti.
Cierro los ojos y dos gotas saladas caen por mi mejilla. Él me las limpia con sus pulgares. Me toma todo mi esfuerzo no romper a llorar.
De repente, siento que levanta mi cabeza. Abro los ojos, justo a tiempo para verlo venir hacia adelante. Yong Hwa suavemente me besa en los labios. Es breve, pero me hace sentir mucho mejor.
—Sí —susurro finalmente. 
—Entonces, vamos a casa.
El viaje de regreso al apartamento de Yong Hwa, bueno supongo que nuestro apartamento, es tranquilo. Tomé el asiento de atrás porque tengo mucho que pensar. Me quedo mirando por la ventana hacia el mundo que pasa. ¿Realmente estoy haciendo esto? ¿Puedo vivir con él? Volteando veo a Yong. Se está frotando la sien. ¿No se hartará de mí? ¿Qué haré si de repente ya no me quiere más ahí?
Yong Hwa me mira por el espejo retrovisor. Rápidamente aparto la mirada. Estoy muy asustada. Tengo miedo de ver a mi mamá. Tengo miedo de volver a la escuela. Tengo miedo del mundo. Lo único que me hace sentir segura es Yong Hwa. ¿Eso es saludable? ¿Estoy demasiado apegada a él? ¿Qué haré cuando él consiga una novia? Ya no lo tendré alrededor y estaré sola de nuevo. Una lágrima cae por mi rostro y rápidamente la enjuago. Este vacío en mi pecho es abrumador. Sólo quiero desaparecer de este mundo.
—Izzy, voy a llamar a Jong Hyun —dice Yong Hwa desde el asiento delantero. Me incorporo al instante.
— ¡No le puedes decir! ¡No, por favor! ¡No quiero que nadie lo sepa!
—No voy a decirle cariño. Tenemos que sacar tus cosas de la casa de tu mamá tan pronto como sea posible. Su hermano tiene una camioneta. También puede conseguir cajas del trabajo —explica él suavemente.
—No sé lo que mi mamá me dejará llevarme. Puede enojarse demasiado —susurro, volviendo a mirar por la ventana.
Cassandra se voltea.
— ¿Cuándo trabaja normalmente? 
—De 9 a 4 —respondo.
Sacando su teléfono celular, Yong dice.
—Entonces lo haremos a las once. Eso nos dará tiempo suficiente, y ella puede besar mi… trasero. Te llevarás lo que quieras. ¿Qué va a hacer ella, llamar a la policía? Son tus cosas.
—Probablemente lo hará —refunfuño—. Sólo quiero mi arte, ropa, reproductor de mp3 y zapatos. Puede quedarse con la computadora y todo. ¿Tengo que llevarme los muebles?
—No —contesta Yong Hwa—. Te conseguiremos lo que necesites. Hay un armario en el dormitorio.
Más de él comprándome cosas, ¿cuánto tiempo durará?
—Yong Hwa —suspiro—. No tienes que hacer esto. Tarde o temprano te vas a hartar de mí. Entonces, tendré que regresar.
Puesto que estamos en un semáforo, Yong se da la vuelta y me mira.
— ¡¿Podrías parar por favor?! No voy a echarte un día. Si te pones fastidiosa me limitaré a encerrarte en tu habitación.
Eso me hace sonreír con suficiencia. —Gracias.
—No hay problema —replica—. Ahora, voy a llamar a Jong Hyun. —Se desplaza por su lista y luego presiona lo que tiene que ser el nombre de Jong Hyun. Hay silencio durante unos segundos—. Oye, soy yo. Necesito tu ayuda, pero no puedes hacer preguntas. —Hay una pausa y luego Yong dice con severidad—. Jong Hyun, estoy hablando muy en serio. Esto no es una broma. Necesito que mañana consigas la camioneta de tu hermano y algunas cajas del trabajo. Tenemos que sacar a (TN) de su casa lo antes posible. Voy a tener a Cassandra pidiéndole ayuda a Jung Shin, también.
—Le mandaré un mensaje de texto en este momento —susurra Cassandra.
Yong Hwa asiente.
— ¿Qué? Bueno, está viva, pero eso es todo lo que necesitas saber. Por favor, no hagas ninguna pregunta. Sólo tenemos que llevar sus cosas a mi apartamento, y cuando la veas, simplemente déjala ser, ¿está bien? — Hay silencio mientras Jong Hyun habla—. Está bien, encuéntranos en su casa a las once. ¿Recuerdas dónde es? Bien. Nos vemos luego, adiós.
El vidrio está frío cuando pongo mi cabeza en la ventana. Estoy tan cansada, tan absolutamente exhausta. Siento lágrimas corriendo por mi rostro, y ni siquiera me di cuenta de que estaba llorando. ¿Las lágrimas alguna vez se detendrán? ¿El dolor alguna vez cesará? Mi mente empieza a quedarse en blanco, mientras el vacío se hace cargo.
Un poco más tarde, siento brazos envolverse a mi alrededor y levantarme. Mis ojos revolotean al abrirse y veo a Yong Hwa. Me está cargando fuera del auto.
— ¿Me quedé dormida otra vez? Ya no tengo permitido sentarme en tu asiento trasero.
— (TN), simplemente descansa. Has pasado por mucho. Sólo cierra los ojos y duerme. Te tengo —susurra suavemente Yong. Simplemente asiento y vuelvo a dormirme. En realidad lo siento acostándome en su cama. ¿Por qué estoy tan cansada? Ni siquiera puedo abrir los ojos. Yong Hwa cuidadosamente me quita los zapatos y desliza mis piernas debajo de la manta. No pasa mucho tiempo antes de que esté, de nuevo, profundamente dormida.
Cuando por fin me despierto, veo que el sol casi se ha puesto. Salgo de la cama y me estremezco. Hace frío. Agarro la manta tirada en la silla y la envuelvo alrededor de mí. Al salir al pasillo, veo que la única luz encendida es la que está sobre la mesa. Yong Hwa está sentado ahí con una cerveza, dándole vueltas.
—Oye —digo con cautela. 
Se voltea y me mira. — ¿Cómo te sientes?
—Un poco mejor ahora que descansé —respondo. Arrastrando parte de la manta detrás de mí, me acerco a la mesa. Yong se levanta y saca una silla para mí—. Qué caballeroso.
—Oye, tengo excelentes modales —murmura en voz baja. Me siento y acerco más la manta a mí alrededor. —Veo que estás bebiendo. 
— ¿Quieres una? —pregunta él. Dándole una mirada, digo bruscamente.
— ¿En serio? Uno, soy menor de edad. Dos, ¿por qué iba yo a querer beber?
—Buen punto —murmura, volviendo a sentarse. Mira fijamente a la mesa y empieza a toquetear un punto.
— ¿Qué pasa? —susurro.
Los ojos de Yong Hwa me miran y tienen mucha tristeza. 
—Me siento muy culpable. 
— ¿Por qué? —pregunto.
—Eso —comienza. Respirando profundamente, Yong Hwa susurra—. Debería haber estado allí para protegerte.
Un resoplido sale de mí.
— ¿Se suponía que tenías que estar en mi habitación en ese punto exacto en el tiempo?
—No, sabía que encontrabas a ese sujeto repugnante. Si me hubiera asegurado de que estabas bien y me hubieras dicho que él estaba allí, habría hecho algo. No me gustó desde la primera noche que estuvo ahí.
—Yong Hwa —Me acerco y tomo su mano—. No puedes protegerme de todo. No soy tu responsabilidad.
Me mira pensativo.
—Pero siento como si lo fueras. Tengo esta necesidad de protegerte del mundo. La he sentido desde la primera vez que nos conocimos.
—El mejor momento de mi vida hasta ahora —suelto una risita—. Eso fue épico. La expresión en el rostro de Sonya no tenía precio. Me salvaste aquel día, y muchos días desde entonces, pero no puedes protegerme del mundo Yong Hwa, por mucho que quieras hacerlo.
Él deja caer la cabeza.
—Esto no debería haber pasado. Podría haber hecho algo. Debería haberte sacado antes de ahí. Lo pensé, pero no parecía pertinente en ese momento.
Con las cejas levantadas, pregunto. — ¿Pensaste en sacarme de mi casa antes?
—Sí —responde—. No eras feliz y tu mamá no era un muy buen modelo a seguir. Sólo sentía como que necesitabas que te dieran más en la vida.
Eso me silencia rápidamente. ¿¡Estaba pensando qué!? ¿Quién es él? ¿Por qué iba a querer hacer eso por mí? No puedo hacer otra cosa que sentarme ahí y mirarlo fijamente. Su cabello ha crecido un poco y está cayéndole en los ojos. Por alguna razón, todo lo que puedo pensar es en lo bien que se ve en estos momentos. Sus ojos marrón chocolate levantan la mirada hacia mí, a través de sus perfectas pestañas. Mi pecho se aprieta un poco y es como si el mundo se ralentizara. Es como que sólo nos miramos el uno al otro durante un tiempo. Ninguno de los dos se mueve, o dice algo.
Finalmente, soy la que mira hacia otro lado. Yong Hwa suspira y pregunta.
— ¿Tienes hambre?
—No —digo—. La verdad es que tengo frío.
—Encenderé la calefacción —responde, poniéndose de pie. Lo sigo.
—En realidad, ¿puedo tomar un baño? Por lo general eso ayuda cuando tengo frío. Además, será bueno tener un momento para mí.
—Definitivamente, haré LO QUE SEA que quieras. Si necesitas CUALQUIER COSA, sólo dime, ¿de acuerdo?
Asintiendo, murmuro. —Sí.
—Cassandra trajo algunas cosas más para ti. Están en la bolsa por allá. Hay unos verdaderos pijamas. Y algo de ropa para mañana.
Mi pecho se aprieta y una lágrima corre por mi mejilla.
—Ustedes son demasiado buenos conmigo. No he hecho nada para merecerlo.
— (TN) —dice Yong, agarrándome por los brazos—. Eres nuestra amiga. Eso es lo que hacen los amigos. Relájate y permítenos ayudarte.
Nerviosamente, asiento y susurro. —Está bien.
—Ven, vamos a preparar tu baño. —Agarra mi mano y me hala por el pasillo. Cuando entramos en el baño, Yong Hwa sonríe—. Limpié el baño mientras dormías. Así que, tienes una bañera limpia.
—Aww, eso es tan dulce —digo. Se inclina y pone el tapón. 
— ¿Qué tan caliente te gusta? 
—Casi hirviendo —respondo.
—Bien, puedo hacer eso —Yong se echa a reír. Abre el agua y luego se pone de pie—. ¡Oh! —exclama—. ¡Tengo una idea! —Lo observo salir a toda velocidad del baño. Espero con las cejas levantadas. Yong Hwa regresa llevando dos velas—. Éstas son para cuando se va la luz.
Riéndome disimuladamente, digo.
—O para cuando invitas a una chica para una cena romántica. 
—Lo romántico no es lo mío —replica Yong Hwa.
—Sí, claro —me río—. Veo lo amable que eres. Eres tan bueno conmigo y haces tantas cosas dulces. No puedes convencerme de que no eres un hombre romántico.
Yong Hwa enciende un fósforo y lo lleva hasta una de las mechas. —Lo… romántico… no… es… lo… mío —articula.
—Bueno, serías bueno en eso —suspiro—. Sólo espera. Va a llegar una chica, que te convierta en un montón de sentimentalismo romántico.
—Me gustaría ver a esa chica —resopla Yong. Agarro su mano.
— ¿Por qué eres tan cerrado cuando se trata de chicas?
Hay un silencio de muerte, mientras Yong Hwa se queda mirando mi mano.
— (TN), hay algunas cosas de las que simplemente no hablo. Me preocupo por ti y siento que puedo confiar en ti, pero hay algunas cosas que no creo que pueda compartir contigo.
Retirando mi mano rápidamente, murmuro. —Lo siento.
—No lo sientas —se queja—. Uf, me frustro de mí mismo a veces. — Yong voltea y pone la mano en mi rostro—. Confío en ti (TN), probablemente más que en cualquier otra persona, pero soy una persona muy, muy reservada. Tengo algunas cosas… que simplemente… duelen. Algunas cosas que nunca he compartido con nadie, y que puede que nunca comparta con nadie.
Poniendo mi mano sobre la suya, susurro.
—Lo harás Yong Hwa. Un día conocerás a la persona que te dará paz interior. Serás capaz de compartir esa parte de ti mismo con ella. Te lo prometo.
Da un paso hacia adelante y coloca su frente en la mía.
—Eres una persona increíble. Estoy agradecido de que estés en mi vida.
Cada centímetro de mí quiere besarlo. Esa súbita comprensión me hace saltar hacia atrás.
—Oh Dios mío.
— ¿¡Qué!? —exclama Yong Hwa.
—Nada —digo, agitando la mano—. Nada. Un pensamiento al azar me hizo saltar.
Con una sonrisa maliciosa, Yong pregunta. — ¿Cuál era el pensamiento al azar?
—No tengo que contártelo todo —espeto juguetonamente. Comienzo a empujarlo hacia la puerta.
Yong Hwa se apoya en el marco de la puerta. —Quiero saber cuál era el pensamiento.
— ¡No! —digo, empujándolo tan fuerte como puedo. Por supuesto, no se mueve—. Tengo que conseguir más fuerza —finalmente jadeo, dándome por vencida.
Se da la vuelta y dice.
—Dime cuál era el pensamiento y saldré del cuarto. Rápidamente lo empujo y se tambalea hacia atrás.
— ¡Ja! —exclamo y cierro la puerta de golpe. Por primera vez desde que sucedió todo, me río. Cuando la bañera finalmente está llena, cierro el agua. Me quito la ropa y me miro en el espejo. Haciendo una mueca, veo que el moretón en el cuello ha empeorado. Lo toco y mi cuerpo se estremece.
Sacudiendo la cabeza, me meto en la bañera. Se siente bien. Me agacho, de modo que mi cabeza apenas está por encima del agua. Respirando profundamente trato de relajarme, pero no parece funcionar. Todo es simplemente demasiado. ¡Estoy tan cansada de llorar! ¿Es que nunca se detendrá? Ugh, me enjuago las lágrimas.
Entonces, por ninguna razón, o por demasiadas razones, empiezo a sollozar. Me incorporo y entierro el rostro entre las manos. Todo viene de golpe. El miedo, el dolor, la tristeza, todo es demasiado abrumador. Sólo lloro y lloro y lloro.
Hay un golpe en la puerta. — (TN), nena, ¿estás bien? 
—No —gimo—. Lo lamento. 
— ¿Qué es lo que lamentas? 
Me encojo de hombros incluso aunque no puede verme. —No lo sé. Sólo soy un desastre caliente. No puedo dejar de llorar. 
—Cierra la cortina —dice Yong Hwa—. Vuelvo enseguida. Mirando con furia hacia la puerta, grito. 
— ¡No te atrevas a entrar aquí!
Unos segundos más tarde, escucho.
—O cierras la cortina o lidias conmigo viéndote desnuda. Con un chasquido, cierro la cortina.
—Siento que estoy en una tumba ahora —digo.
—Sólo espera —dice Yong. Lo oigo cerrar la puerta y una vez más la única luz es la de las velas—. Está bien, respira hondo y cierra los ojos.
— ¿Qué vas a hacer? —digo bruscamente—. ¡No te atrevas a abrir esta cortina!
Lo escucho sentarse en el suelo junto a la bañera. —Sólo cierra los ojos y confía en mí.
—Está bien —susurro recelosamente. Echándome hacia atrás, cierro los ojos y espero. Mi boca se retuerce en una sonrisa cuando lo oigo empezar a tocar. Esta canción es muy sosegada y serena. Es muy hermosa, y no pasa mucho tiempo para que mi mente sea consumida por la música




Fuente: Fanfic Cnblue

Erika Muñoz

{picture#http://img07.deviantart.net/8612/i/2011/236/f/9/el_principito_by_momochiinwonderland-d47o291.png} Soy Erika, tengo 22 años y amo la fotografía y escribir historias. Mi libro favorito es "El Principito". Me encantan los k-dramas, así como la cultura y el idioma coreano. {facebook#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}

Mei Minasaki

{picture#https://68.media.tumblr.com/a4c988d93e8e705b95d301946dae8512/tumblr_ofk94o2iVN1vj7siio6_400.png} Devorando animes 24/7 :) {facebook#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}

Claudia Salas

{picture#http://thumbs.subefotos.com/7a8c65ed361254c39c6e6d5931d72bc3o.jpg} Peruana, estudiante de Psicología, adicta a los dramas y también a cantar y bailar, amante del Kpop y la cultura coreana + SM stan {facebook#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}

Mary ^_^

{picture#https://candyforears.files.wordpress.com/2010/09/c-n-blue-61.jpg} Tengo 18 años y soy colombiana, me gusta el kpop y los dramas en especial los taiwaneses, soy boice, realmente amo a cnblue, pero tambien me gusta mucho BTS, Boyfriend y Got7. Me gusta hacer nuevas amistades y gracias a el kpop he conocida muchas, y puedo decir que ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. entre mis dramas favoritos podria destacar mi amada Eun Dong, School 2015, love now, vamos atrevete, beso travieso amor en tokio, el principe de la azotea, entre otros. {facebook#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}

Mitzuki Amane

{picture#http://40.media.tumblr.com/6a6f7970a8db67bdee52fadb62d402b0/tumblr_nor3z8CB4g1rcoad1o1_1280.png} ARMY. {facebook#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}

Diana

{picture#https://scontent.cdninstagram.com/hphotos-frc/t51.2885-15/e15/10784818_502286669908799_2131782765_n.jpg} Soñadora y adicta a los dramas. {facebook#https://www.facebook.com/dlaraallende} {twitter#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {google#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {pinterest#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {youtube#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL} {instagram#YOUR_SOCIAL_PROFILE_URL}
Imágenes del tema de merrymoonmary. Con tecnología de Blogger.